• Ponch

II. Cómo Enfrentar tus Mayores Miedos: Volver al Futuro

Actualizado: 1 de ago de 2019

De la mano de Marty y George McFly, te voy a mostrar cómo enfrentar tus más grandes miedos de una vez por todas.


Marty y George McFly. Back to the Future, Universal Pictures/Amblin Entertainment, 1985

“Al otro lado de tus mayores miedos están las mejores cosas de la vida”, Will Smith

Will Smith asegura que Dios puso lo mejor de la vida al otro lado del miedo.


¿Tú qué crees?



Continúa el Viaje del Héroe


En el pasado post exploramos por qué el cambio de mentalidad es básico para la transformación del héroe, échale un ojo si aún no lo haces.


Aquí nos adentramos en el mundo ordinario, en la zona de confort y cómo salir de ella.


Para salir de esta zona necesitamos enfrentar nuestros miedos. Cuando los enfrentamos, pierden su poder paralizador y traen consigo ‘lo mejor de la vida’, como diría Will Smith.


Y para que te entrenes en esto de enfrentar tus miedos, al final te dejo el segundo de los #RetosDePelicula. Este ejercicio práctico te ayudará a experimentar una vida de película más allá de tus miedos.



El Viaje del Héroe

Primera parte: Del Mundo Ordinario a la Aventura


Al inicio, Marty se encuentra en el mundo ordinario donde se siente cómodo. Al momento no lo sabe, pero está en peligro porque se encuentra en su zona de confort.


Todos hemos estado en esa zona alguna vez.


El mayor peligro de esa zona es que, al ser un período gris que no nos lleva a ningún lado, con el tiempo nos vuelve mediocres, conformistas, algo así como perdedores pasivos.


En esa zona, las condiciones no son tan graves como para hacernos cambiar y eso nos provoca una ilusión de falsa seguridad, pero realmente estamos frente a una bomba de tiempo.


Y cuando menos lo espera uno, ¡bam! Se pierde el negocio, la pareja, la oportunidad profesional, etc. Lo peor es que todo pasa justo frente a nuestras narices. Probablemente hubo alertas, pero no hicimos nada para evitarlo.


¿Por qué? Por miedo. Y por una falsa seguridad. Pensamos ‘¿para qué cambiar? si aquí estoy bien’. Pero lo único seguro es que tarde o temprano esa bomba va a explotar.


Strickland condena a Marty McFly

Marty está en su zona de confort. Su rutina le causa problemas y el director Strickland trata de condenar su destino, ‘eres igual a tu padre’ y busca desanimarlo para la audición de bandas, ‘nunca ningún McFly ha logrado hacer nada en la historia de Hill Valley’.


Nota: en ese 1985, George McFly es nerd, sumiso y fracasado.


Pero Marty responde con decisión: “Bueno, pues la historia va a cambiar.”


Seguramente te ha pasado algo así. Cuando te pican el orgullo, algo salta dentro de ti y reaccionas con seguridad. A ese que te reta y que duda de ti quieres demostrarle que se equivoca.


¡Bravo! Sin saberlo, surge ese impulso por salir de tu zona de confort y empiezas a cambiar tu mentalidad.


Pero, oh decepción… a veces las circunstancias no sólo te regresan a donde estabas, sino que te hunden un poco más.


Para Marty, ese golpe llegó cuando fue descalificado de la audición de bandas. Se llenó de dudas e inseguridades que incluso le impidieron enviar la grabación de su banda a una compañía de discos.


“¿Qué tal si la mando y no les gusta? ¿Qué tal si dicen que no soy bueno? No creo poder aguantar un rechazo como ese. ¡Caray, empiezo a sonar como mi papá!”, Marty McFly

Como a Marty, nuestros miedos desatan desconfianza e incredulidad en nosotros mismos. Empezamos a dudar de nuestras capacidades y talentos. Los miedos nos paralizan.


¿Te ha pasado alguna vez?


A mí sí.


En mi experiencia…


En el 2004 hice un cortometraje para el Festival de Cine de Berlín- considerado como uno de los más importantes del mundo. Apunté a lo grande, no tuve miedo de soñar… aparentemente.


Durante la grabación sentí que algo no andaba bien: tomas apresuradas, ritmo no adecuado, pobre dirección de actores, etc. Enseguida pensé que era un fracaso y ni siquiera tenía el producto terminado.


Finalmente, lo enviamos a Berlín pero yo ya no esperaba mucho. Y efectivamente, no pasó mucho. De hecho, no pasó nada. Fuimos rechazados. Un fracaso rotundo...


‘Qué estupido pensar que podía entrar al Festival de Berlín. Tal vez no tengo lo que se necesita para hacer cine’, me repetía a mi mismo.


Después de Berlín dejé de aplicar a festivales por un buen tiempo. Tenía miedo de ser rechazado otra vez.


Igual que los McFly, tenía miedo de que me dijeran que no era bueno y que no servía para esto; no podría soportarlo.

Pero tiempo después sucedió lo impensable. Raquel, una buena amiga y actriz, me contó algo que todavía hoy me pone los pelos de punta de la emoción.


Me dijo que su hijo de 6 años vio el corto y quedó conmovido hasta las lágrimas. Pidió verlo varias veces y cada vez lloraba de sentimiento.


‘Un niño muy sensible’, pensé. Pero, sobre todo, fue un gran reconocimiento de algo que creía un absoluto fracaso.


Si una película no te emociona, para mí no cumple su propósito. ¡Y en este caso lo excedía!


Después, en una reconocida escuela de cine en Cuba, a un colega lo recibieron con la proyección del corto y con aplausos y elogios pensando que él era el autor.


Si eso no es un halago, no sé entonces qué es.


Eso que al principio parecía un fracaso, en realidad no lo fue. Jamás me hubiera imaginado lo que pasaría con ese corto; no tenía por qué dudar de mi mismo, debía atreverme a hacer más y a compartirlo con el mundo.


Nunca sabes cómo puedes tocar a otros con lo que haces.

Aún hoy- mientras escribo esto- a veces dudo de mi y de si lo que hago es lo suficientemente bueno.


Cuando eso pasa, dejo de pensar y sólo lo hago. Con la convicción de que tengo la capacidad y de que tal vez a alguien- en algún lugar- le ayude, inspire o emocione lo que hago.


…fin de mi experiencia.



Así como yo, Marty estaba paralizado por miedo al rechazo. Y su papá también. En 1955, George no muestra sus historias de ciencia ficción por miedo al qué dirán, a la crítica y al rechazo.


Biff confronta a George McFly

Pero el mayor miedo de George es: Biff. Y una vez que enfrenta ese miedo, su vida cambia por completo.


Todos los héroes tienen miedo. A veces irracionales, a veces ‘justificados’, pero TODOS en algún momento tenemos miedo.


Lo importante es reconocerlo y enfrentarlo. Para mí, la mejor forma de encararlo es, como dice Nike: ‘sólo házlo’.


- ¿Así nomás?


- Sí, así nomás.


El miedo te paraliza, por eso cuando tengas miedo elige siempre moverte: elige la acción sobre la parálisis. Siente el miedo y házlo de todos modos. Sólo aviéntate y házlo.

Suena loco, lo sé. Pero cuando dejas de pensarlo y lo haces, tu experiencia cambia.


Entre los artistas del ligue hay una técnica conocida como la regla de los tres segundos para vencer el miedo de aproximarse a una mujer. Créeme, esta técnica funciona en cualquier ámbito.


Lo importante de atreverse es que ese simple hecho te cambia. Cambia tu emoción, aumenta tu confianza, te sientes aliviado(a), etc. Al romper esa barrera mental te sientes bien contigo mismo(a).


A eso se refería Will Smith; cuando enfrentas tus miedos experimentas sensaciones de liberación, de realización y descubres tu mejor versión: esa que Dios puso al otro lado del miedo.



#RetosDePelicula

Enfrenta tus miedos


1. Identifica un miedo que sientas que te limita o que no te deja estar en paz. Puede ser el miedo a hablar en público, al rechazo, a la confrontación, etc.


2. Imagina cómo te sentirías y lo que podrías lograr si no tuvieras ese miedo. Haz una lista del antes y el después.

  • Recuerda cómo era la vida de Marty y George McFly antes y después de enfrentar sus miedos.


3. Prepárate. Enfrentar tus miedos con coraje y decisión no significa ir hacia ellos y hacer lo primero que se te ocurra. Implica una preparación previa: de la técnica, pero sobre todo una preparación de la mente. Deberías tener un bosquejo del plan para saber qué hacer cuando se presente la oportunidad, pero principalmente debes convencerte a ti mismo(a) que eres capaz de hacerlo.


Por ejemplo, si tienes miedo de hablar en público, busca las mejores formas de hacerlo. Acércate a quien sepa hablar en público e investiga al respecto. El objetivo no es que domines el tema, sino que tengas un marco de referencia y sepas qué hacer, aunque en la práctica las cosas no salgan como las imaginas.


Pero más importante aún es que prepares tu mente con una actitud de poder sobre la situación y te mentalices con la convicción de que tienes la capacidad de lograr lo que te propongas.

  • Antes de enfrentarse a Biff, George McFly repasó un plan con Marty para llevarse a Lorraine; tenía plena convicción de que lo lograría. Las cosas no salieron para nada como estaban planeadas, pero George iba mentalizado, con un objetivo y sabía los pasos a seguir. Y en su momento, sólo lo hizo.


4. Colócate frente al miedo. Si tienes miedo a hablar en público, pide la palabra en una reunión u ofrécete para ser maestro de ceremonias en un evento. Sé que esto suena aterrador, casi como un suicidio, pero créeme que es lo mejor que puedes hacer. El objetivo es colocarte en medio de la situación que te provoca miedo en donde no tengas la oportunidad de evadirlo sino que, por el contrario, tu única opción sea enfrentarlo.

  • Cuando George McFly encontró a Biff en el auto con Lorraine estuvo en una situación en la que tuvo la oportunidad de irse pero él decidió quedarse y enfrentarlo.


5. Sólo házlo: la regla de los tres segundos. En el momento que estés frente a tu miedo, no racionalices, no pienses. Sólo cuenta hasta tres y házlo. Si piensas en todo lo que- según tú- podría pasar, encontrarás un millón de razones para no hacerlo, así que sólo cuenta hasta tres y déjate ir como gorda en tobogán.


Toma el micrófono en la reunión y habla. Aquí es donde la preparación rendirá sus frutos. Pero más importante que la preparación, es la decisión de tomar acción.

  • Al rescatar a Lorraine, cuando George era sometido por Biff, de pronto su instinto y coraje se apoderaron de él; se transformó. Y, sin pensarlo, golpeó tan fuerte a Biff que lo noqueó. Ese momento de decisión cambió su vida.


George McFly enfrenta y supera su miedo

Nota: Cuando enfrentes un miedo, asegúrate que lo haces para ser una mejor versión de ti mismo(a). No tiene sentido superar un miedo porque sí. Por ejemplo, si tienes miedo a ser atropellado, eso no significa que debas arriesgar tu integridad física para superarlo.


Superar un miedo debe ser congruente con quién eres y lo que buscas en la vida.

No caigas en la trampa de tratar de superar cualquier miedo que la gente imponga sobre ti. Jugar a la ruleta rusa no cumplirá el propósito de hacer una mejor versión de ti, así que no tienes por qué probarle nada a nadie, ni tienes por qué complacer a otros.


Aunque te llamen ‘gallina’.



¿A qué le tienes miedo?


Ahora que sabes que la zona de confort es en realidad una bomba de tiempo, decídete a salir y enfrentar los miedos que te mantienen ahí.


¿Qué miedos debes enfrentar para salir de esa zona de peligro?


Déjame tus comentarios y cuéntame qué te pareció este post y el segundo de los #RetosDePelicula. En la próxima y última entrega concluimos esta serie del Viaje del Héroe a través de Volver al Futuro. Ahí te mostraré cómo conocerte mejor y aprender de tu propia experiencia.


Gracias por leer hasta aquí. Espero me acompañes a seguir disfrutando del cine y continuar creando juntos una vida de película.


¡Hasta pronto!



###


Las fotos son de Back to the Future, Universal Pictures/Amblin Entertainment, 1985.