• Ponch

Las Nuevas Reglas del Juego: Nuevo Orden

En la película Nuevo Orden vemos cómo la vida da vueltas y las reglas del juego pueden cambiar.


Paseo de la Reforma en CDMX tras la revuelta social, Nuevo Orden, Teorema/Les Films d’Ici, 2020

“Un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo.”, Sófocles (poeta trágico griego)


La Vida de Vueltas


Marian en el día de su boda

Nuevo Orden es una cinta de suspenso distópico de 2020 dirigida por el mexicano Michel Franco y protagonizada por Naian González Norvind, Diego Boneta y Mónica del Carmen. Narra las vivencias de una familia de clase alta tras un levantamiento social que les cambia la vida.


La película aborda los problemas sociales de desigualdad, clasismo, corrupción e injusticia en México, bajo una mirada que ha desatado la polémica. A pesar de las duras críticas, en el Festival Internacional de Cine de Venecia ganó el Gran Premio del Jurado: el León de Plata.


Una revuelta social explota justo el día en que Marian- una mujer de clase alta- celebra su boda. Su decisión de hacer lo correcto y apoyar económicamente a gente de escasos recursos desencadena una serie de eventos que nos recuerdan que la vida da vueltas y las reglas pueden cambiar en cualquier momento.



Mexicanos VS Mexicanos


La familia privilegiada sufre los estragos de la revuelta

Una boda. Una familia acomodada. Una mujer en apuros de dinero y de salud. Y una revuelta social generalizada. Esos son los ingredientes que se mezclan y dan como resultado una cinta controversial e incómoda.


La enormes brechas sociales, el racismo, el clasismo y las injusticias sociales son el pan de cada día en mi México mágico.


Por ejemplo, cuando Yalitza Aparicio fue nominada al Óscar por Roma, de mi tocayo Cuarón, una avalancha de críticas, burlas y desprecio llovieron sobre su persona. El tema central: el racismo y la discriminación por su origen y aspecto físico.


Ahí confirmé lo que alguna vez una amiga extranjera me dijo: “El mayor racismo que he visto es en México; de los mexicanos contra los mexicanos.”


Y es cierto. Es triste, pero cierto.


Yalitza Aparicio, en los Óscares 2019. Es la primera mujer indígena nominada a Mejor Actriz en la historia

México es ambivalente. Tiene una gran riqueza, pero hay mucha pobreza. Tiene personas de un espíritu y valor inconmensurable y también sicarios y políticos sin escrúpulos. Hay una gran inequidad y una seria división ideológica, política y social. El país está partido.


Y en medio de toda esta vorágine, Nuevo Orden aparece en escena causando ámpula entre la sociedad.


En la cinta, Marian- de clase privilegiada y una familia insensible a los problemas de los más necesitados- parece ser la única persona consciente, empática y con valores humanos.


Pero a veces el más grande acto de humanidad es devorado por acciones inhumanas.




Una Lucha Sin Vencedores


La clase marginada toma venganza

Decimos que México es mágico porque reúne lo mejor de su gente, sus paisajes, cultura y gastronomía con lo más absurdo, aberrante y ridículo de su política, injusticias e ideología popular. Es como el cielo y el infierno en un mismo lugar.


Nuevo Orden describe qué pasaría cuando los marginados lleguen al tope del hartazgo y decidan liberarse de la opresión, equilibrar la balanza social y tomar venganza por mano propia.


El resultado: un caos que permitiría a un estado totalitario asumir el ‘control’, donde ni la clase alta ni la baja saldrían bien libradas.


”La película no favorece a ninguna clase, la fuerza que prevalece es la militar”, Michel Franco

La cinta ha sido duramente criticada por retratar a la clase baja como animales salvajes sedientos de venganza perpetuando así la idea de que ‘el pobre es el malo de la película’, y librando de toda culpa a los whitexicans, la clase alta, blanca y privilegiada.


Y aunque es cierto que la cinta utiliza y refuerza estereotipos sociales, también hace énfasis que en el choque de clases ninguno sale ganador.


Todos pierden. Incluso quienes hacen lo correcto.

Marian busca hacer lo correcto en medio de la revuelta social

Entre caníbales, no puede haber vencedores. El destino último es la autodestrucción.


Como país y como sociedad, hacia allá nos dirigimos. Y para corregir el rumbo sólo es posible empezar por uno mismo. No por el otro, sino por uno mismo.


Las redes sociales son una extensión de las personas, han visibilizado lo que ya existe en cada uno y parecen una fuente inagotable de odio y rencor. Pero pueden ser lo contrario si hacemos lo correcto.


Mientras los ataques no paren y las injusticias, la falta de empatía y la autoconciencia se mantengan en piloto automático, no veo forma de evitar nuestra autodestrucción.


Lo único seguro es que la vida da vueltas y más vale hacer lo correcto ahora, antes de que sea demasiado tarde y las reglas del juego cambien.


¡Hasta pronto!



###


Las fotos son de Nuevo Orden, Teorema/Les Films d’Ici, 2020.